Videos

Cuando te llaman gorda

Cuando te llaman gorda pueden pasar muchas cosas. A mí me hizo más fuerte.

Hace justo dos años subí a mi canal de Youtube mi experiencia con la dueña de un gimnasio. Me llamó gorda y aseguró que mi imagen no daba la talla para dedicar mi tiempo al mundo de la belleza. Es un vídeo que muchas de vosotras ya conoceréis y a través del cuál posiblemente ya me hayáis conocido (si no lo habéis visto, podéis ver Gimnasio Curves: mi adiós definitivo en mi canal). Me habíais pedido que os contara qué pasó después de ello y por eso os traigo este nuevo vídeo ahora.

Tal y como creo firmemente, la obesidad es una enfermedad seria que se puede curar con tiempo y mucha voluntad. El caso es que esa voluntad depende muchas veces de la motivación que te den las personas de tu alrededor. Me entenderán todos los gordos y gordas que conformamos el mundo e intentamos de un modo u otro hacer dieta o ejercicio… ¿verdad?

La Pretty sigue bajando de peso, muy poco a poco y por rachas -algunas me creéis casi delgada pero la realidad es que aún tengo muchos kilos encima-, pero siempre se ha sentido increíblemente guapa y ha creído que la belleza no está en la perfección y en un estándar, sino en quererse una misma ante todo.

Sea cual sea la condición física de uno, la verdad es que nuestro deber es alcanzar sueños y nadie en el mundo puede impedir que luchemos por ellos y los hagamos posible. 

¿Sabéis cuál es mi sueño, por cierto? Hacer sentir guapa a cada una de las mujeres que conozco; hacerte sentir guapa a ti. Y por supuesto para éso debo quererme yo mucho, mucho y eso lleva un largo trabajo -entre otros, enfadarme con quien me asegura que no debería quererme-.

Ahora esta Pretty os cuenta qué pasó después de una bajona de la que, en parte, vosotros mismos me recuperásteis. Me lo habíais pedido y no puedo fallaros.

Olé mi cuerpo serrano. Olé tu cuerpo serrano. 

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply