Blog de Belleza

Mis extensiones de pestañas

extensiones de pestañas antes despues

Voilà! Aquí están mis primeras extensiones de pestañas y aún no sé cómo definir esta sensación tan nueva para mí. Te cuento mi experiencia con ellas.

Como te conté en el post anterior, gracias a Blissbooker he tenido la oportunidad de probar un tratamiento en uno de los centros que ofrecen desde su web con ofertas de belleza, en la que por cierto, tienes un descuento del 50% con el código PRETTYANDBLISS hasta el próximo 31 de diciembre. -¡a aprovecharlo, que es para ti, cuerpo serrano! Está genialísimo porque hay tratamientos desde 3 euros y tienen un montón de centros disponibles en cada ciudad.

[Tweet “¡Usa el código PRETTYANDBLISS para obtener un 50% de descuento en Blissbooker!”]

Yo he acudido al centro DUñas Marbella y allí he podido probar el tratamiento Pestañas Hollywood. ¡Toma ya! ¿Acaso no suena hiper glamuroso? Y es que resulta que es que hay mil y una famosas con extensiones en las pestañas -apuesto que es el truco de muchos de los anuncios que vemos de esas máscaras tan maravillosas.

Una amiga de mi hermana siempre me ha recomendado hacérmelas y vista la oportunidad no podía dejarlo pasar -Ana, ¡al fin me las hago! Ni si quiera sabía cómo se ponían, así que fui valiente y me dejé mimar por las chicas del centro. Las extensiones de pestañas que me han puesto están pegadas directamente a las mías naturales. Quería un resultado no muy exagerado, el suficiente para no estar maquillando con rímel a diario y creo que han quedado muy bonitas. Eso sí, os paso a contar la parte amarga…

No me esperada para nada cómo se ponían, ni lo había pensado. Fue un poco desagradable porque me pegaron con celo las pestañas inferiores a la ojera -que es la forma habitual de hacerlo-, para que con razón se seque bien el pegamento de las superiores, que es donde van puestas. No duele ni nada por el estilo, pero me impresionó porque me pilló por sorpresa. En un momento me vi en una escena de La Naranja Mecánica y eso no me moló. De hecho, si el pegamento no está bien seco el abrir los ojos es una odisea pero lo sobrellevé lo mejor que pude. En menos de media hora lucía estupenda.

El resultado me gustó muchísimo y creo que el centro lo hizo con gusto. Viendo que no soy una chica tremendamente extravagante las dejaron muy naturales y eso lo agradecí.

¿Y qué ocurre a posteriori? ¿Se caen? ¿Te las quitan? ¿Se puede usar rímel? Pues aún estoy experimentando y eso que llevo bastantes días con ellas -nunca deja una de descubrir cosas. Se van cayendo, simplemente. Eso sí, hay que tener un tremendo cuidado y pecar mucho de peinarlas porque, de no ser así, tienden a alborotarse un poco y tu pestaña natural puede irse con ellas -yo lo hago con un cepillo de cejas y es más que suficiente. En cuanto al rímel, sí puede usarse pero yo prefiero no hacerlo: primero porque no hace falta y segundo porque es un follón desmaquillarlas. Las fibras del algodón se enganchan y la extensión se queda algo más débil. Lo mejor: lavar directamente con agua y jabón. Punto.

Además de las Pestañas Hollywood aproveché en el mismo centro para hacerme una de sus famosas manicuras permanentes y quedaron preciosas.

Y vosotras, ¿habéis tenido extensiones de pestañas alguna vez? ¿Cuál ha sido vuestra sensación?

pestañas alargamiento

extensiones pestañas

pestañas y manicura

[pb-app-box pname=’com.prettyandole.prettyapp’ name=’Pretty and Olé Belleza’ theme=’discover’ lang=’es’]

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply