Browsing Tag

dientes

Videos

Blanquear los dientes de forma natural y lowcost

¿Te has planteado blanquear tus dientes alguna vez sin gastar mucho? Estos son tips caseros para que lo hagas de forma natural en casa.

Vamos a ser realistas: no hay algo que deje los dientes más blanquísimos que un blanqueamiento dental en el odontólogo. Sin embargo, también hay trucos que puedes utilizar en casa y que te ayudarán a eliminar las manchas de los dientes o a rebajar algunos tonos. Y yo, que tengo la mandíbula de un caballo, eso lo tengo muy en cuenta y por eso os he hecho este vídeo en el que podéis ver todos los trucos que utilizo.

Sobre vuestras preguntas en los comentarios del vídeo os respondo algunas por aquí.

Tip de las fresas: alguna decía si el azúcar de las fresas no afectaría a una caries; en principio cualquier comida que te metas en la boca puede provocar caries si no se retira bien y permanece ahí durante mucho tiempo, oséase, lo que viene siendo obtener unas consecuencias de una mala higiene dental. Si lo retiráis bien no tenéis por qué tener ese problema ni tampoco os tenéis que preocupar por el azúcar; las frutas contienen azúcares naturales no procesados, tienen mucha agua y, en el caso de las fresas, contienen un ácido (ácido málico) que favorece la eliminación de las manchas del esmalte. Si os quedan pepitas podéis utilizar hilo dental en el enjuague y, si queréis que sea aún más potente el resultado también podéis echar bicarbonato, pero el tiempo de espera deberá ser menor.

Tip de las cáscaras de naranja y plátano: no es el truco de a panacea pero no está de más saberlo si estamos fuera de casa o si queremos hacerlo tras una comida mientras nos comemos la fruta. Como os digo, hay frutas que tienen poderes mágicos que desconocemos y ¿por qué no aprovecharlos?

Tip de la ‘tira de aceite’: es un truco muy famoso y es que el mayor poder que le veo al aceite de coco es el antibacteriano, por lo que en este caso podríais reemplazarlo por nuestro enjuague bucal como hago yo, que además es más natural.

Pasta dentífrica casera: la combinación que os hago en el vídeo es perfecta pero el bicarbonato le da un sabor asquerosillo; podéis poner unas hojas de menta en la mezcla o algún aceite esencial para hacerlo rico y de 10 -y además aumentaréis seguro su eficacia.

El truco más conocido: a la mezcla de bicarbonato y limón que hago podéis echarle también sal porque actúa como desinfectante y además porque los gránulos del azúcar erosionan algo más el esmalte; se convertirá en un truco aún más agresivo pero, claro está, también más efectivo.

Cualquier sugerencia o idea, ¡por favor hacedla saber! Soy una friki de los dientes.

 

blanquear tus dientes en casa

Blog de Belleza Maquillaje de Labios

Estética dental: mis nuevas carillas de composite

mis carillas de composite

Sí. Tengo nuevas carillas de composite en mi dentadura gracias a una estética dental moderna y de 10 que han sustituido a unas antiguas. Te cuento mi experiencia.

Cuando tenía 14 años, en pleno pavo, un compañero de clase me estrujó contra la pared en un juego de gimnasia. El resultado fue que se me rompió una de mis paletas. Fue entonces cuando mi dentista infantil me puso una carilla de composite estupenda, robusta y muy cómoda. ¿Y cuál era el problema? Que era más amarilla que un chino y se notaba a leguas.

El color de mi paleta siempre había llamado la atención y parecía tan diferente al resto de la dentadura que se convertía en molesto y en un complejillo de esos tontos -nada que no me permitiera sonreír, por supuesto. En la sección Labios podéis ver cómo intentaba disimular sigilosamente siempre una de mis paletas -lo mismo no os habéis dado cuenta, pero igual echadle el ojo.

Hace algunas semanas leía que “por muy guapa que sea una persona, si tiene un diente oscuro se convierte en fea”. Con esa perlita de titular se quedó tan ancha una de las mejores dentistas de Sevilla… ella y la revista que lo publicó. ¿Sabéis qué? Jamás me he “convertido en fea” por mi diente oscuro y jamás me he sentido así. Conocí a la Dra. Valero hace algún tiempo en un evento bloguero y se portó bastante bien conmigo… la pena es no poder aceptar ni compartir esta opinión, que creo además podría afectar a personas con un mayor complejo.

En cualquier caso, ahora mismo me siento al 100% con mi sonrisa y ya os lo he demostrado por algún post sobre labiales. Decidí que, después de tanto tiempo debía cambiar esa pequeña molestia a la vista y convertirla en algo de lo que presumir como lo hacía hasta los 14 años. Al fin y al cabo, siempre tuve una bonita sonrisa, ¿a que sí? Y por ciento y poco de euros podía darme el capricho estético.

La verdad es que la carilla de composite anterior estaba algo erosionada pero en muy buen estado. Después de más de media vida conmigo, ¿qué podía pedir?

¿Que a qué dentista fui? A mi dentista habitual, Yusef Mahfoud, que además cuenta con una experta en estética dental: Blanca. Le comenté el tema y fue maravillosa conmigo. Me explicó que la composición de las carillas hace 15 años no tenían nada que ver con las de ahora, que simulaban mucho mejor un diente natural y que daría con mi color a la primera. Oye, ¡pues así fue! Tenía cita desde febrero pero estaba tan segura que quería hacerlo con Blanca que no me importó esperar hasta mayo para tener mi paleta nueva. En una hora y nada de dolor lucía tal y como véis.

¿Que por qué no lo hice antes? Pues porque hace años me dijeron que bastaba con pintar el diente de mi color, lo que me daba muy poca confianza. Después de aquello el miedo fue al reemplazo, por que pudiera quedar peor y tocarme el nervio. Fijáos qué tonterías lo que me separaban de hacerlo. Miedos, al fin y al cabo… Me decidí al ver que estaba algo más erosionada también la paleta de al lado, que también tiene algún pico de composite.

Me encanta el resultado de ahora porque el color es exactamente el mismo y además este nuevo composite permitía una pequeña transparencia del diente por abajo, simulando la paleta original. ¿Lo podéis ver?

En cualquier caso, aquí os dejo mi experiencia personal pero recordad que jamás de los jamases permitáis que nada ni nadie os haga sentir feas por un “diente oscuro”. ¡Eso son tonterías! La belleza siempre está en tu actitud y no en cualquiera de tus dientes.


carillas de composite sonrisa