Browsing Tag

gimnasio curves

Videos

Cuando te llaman gorda

Cuando te llaman gorda pueden pasar muchas cosas. A mí me hizo más fuerte.

Hace justo dos años subí a mi canal de Youtube mi experiencia con la dueña de un gimnasio. Me llamó gorda y aseguró que mi imagen no daba la talla para dedicar mi tiempo al mundo de la belleza. Es un vídeo que muchas de vosotras ya conoceréis y a través del cuál posiblemente ya me hayáis conocido (si no lo habéis visto, podéis ver Gimnasio Curves: mi adiós definitivo en mi canal). Me habíais pedido que os contara qué pasó después de ello y por eso os traigo este nuevo vídeo ahora.

Tal y como creo firmemente, la obesidad es una enfermedad seria que se puede curar con tiempo y mucha voluntad. El caso es que esa voluntad depende muchas veces de la motivación que te den las personas de tu alrededor. Me entenderán todos los gordos y gordas que conformamos el mundo e intentamos de un modo u otro hacer dieta o ejercicio… ¿verdad?

La Pretty sigue bajando de peso, muy poco a poco y por rachas -algunas me creéis casi delgada pero la realidad es que aún tengo muchos kilos encima-, pero siempre se ha sentido increíblemente guapa y ha creído que la belleza no está en la perfección y en un estándar, sino en quererse una misma ante todo.

Sea cual sea la condición física de uno, la verdad es que nuestro deber es alcanzar sueños y nadie en el mundo puede impedir que luchemos por ellos y los hagamos posible. 

¿Sabéis cuál es mi sueño, por cierto? Hacer sentir guapa a cada una de las mujeres que conozco; hacerte sentir guapa a ti. Y por supuesto para éso debo quererme yo mucho, mucho y eso lleva un largo trabajo -entre otros, enfadarme con quien me asegura que no debería quererme-.

Ahora esta Pretty os cuenta qué pasó después de una bajona de la que, en parte, vosotros mismos me recuperásteis. Me lo habíais pedido y no puedo fallaros.

Olé mi cuerpo serrano. Olé tu cuerpo serrano. 

Videos

Gimnasio Curves: adiós

Me hicieron sentir mal por firmar una revocación a la que tenía todo el derecho. Me hicieron sentir mal por tener kilos de más y me hicieron sentir mal por tener este blog. Gimnasio Curves: adiós.

Durante 14 meses y más de 500 euros he estado apuntada a un Gimnasio Curves de mi localidad. He estado muy contenta pero últimamente no podía ir por motivos personales, por lo que ayer mismo decidí ir a firmar mi revocación.

Tras firmar y, entre varios silencios y aires de superioridad, para mi sorpresa, la dueña de la franquicia se dirigió a mí a través de unos comentarios injustos sobre mi físico y que me parecen lamentables. Nada más llegar a casa subí este vídeo a mi canal donde lo explico todo.

Entre otras cosas, le dije que me seguía manteniendo a través de dieta, a lo que me respondió con un “pues yo te veo más gorda”. Incluso, me invitó a pesarme de nuevo para comprobarlo. Por supuesto, lo vi todo fuera de lugar. Aluciné.

Tenía pensado volver algún día, pero no lo haré.

Sé que en todas las franquicias Curves no hay gente así. Sé que adoraba a mis entrenadoras porque, aunque no iba mucho, me entendían y me ayudaban. Pero también sé que un entorno que proviene de alguien así, no quiero pagarlo.

A la dueña del gimnasio Curves Tomares también le pediría que amara su trabajo y a sus clientas. No todo es sentarse a cobrar. Cuando se trabaja con el físico de la gente hay que tener mucho cuidado. Comentarios como éstos pueden dar lugar a problemas alimenticios, de complejos y, sobre todo, psicológicos. Hay que saber decir las cosas y, si no se saben decir, mejor es callarse.

No me importa aceptarlo: tengo complejos. Sin embargo, puedo vivir con ellos mientras decido mejorarlos; es algo que absolutamente nadie puede reprocharte. Y mucho menos, que pongan en duda algo que tanto te ayuda y a lo que dedicas tantas horas, como en mi caso este blog.

Podría callarme, pero tenía que contarlo. Empresas así repugnan.

“Que nadie te diga que no mereces hacer lo que haces, ni que deberías ser de otra forma”. María.