Browsing Tag

golondrinos

Blog de Belleza

Cómo curar los forúnculos: cicatrices

cicatriz forunculo

Saber cómo curar un forúnculo es muy importante si no quieres cicatrices feas. Pero probablemente las tengas de todos modos.

No sé si será la edad, el tiempo o si serán las casualidades, pero desde que publiqué cómo curar los forúnculos a la gente de mi alrededor no paran de salirle golondrinos (que es como se les llama en mi tierra). Supongo que es menos tabú 🙂

Lo que poca gente sabe son las cicatrices tan feas que pueden llegar a quedarse, por lo que creo necesario recalcar lo importante que es una buena curación y una excelente atención posterior.

Mi primer golondrino apareció en mi axila derecha allá por abril del 2013, cuando estaba de vacaciones en Londres; desde entonces pasó más de un mes para que terminara de recuperarme de él y de otros tres más que aparecieron poco después. Todos a la vez. Enormes. Dolorosos. Malditos… Tan morbosos…

[Tweet “Llamadme ¡guarra’, pero amo el morbo de ver cómo supura un forúnculo.”]

A día de hoy, meses después, es tiempo de hablar de cicatrices. Tengo un lunar grisáceo en cada axila (soy afortunada porque son cicatrices muy lights). El de la axila izquierda está a punto de desaparecer (espero, porque cada vez está más clarito) pero el golondrino de la derecha me ha dejado, además de un color oscuro, un recuerdo en forma de quiste de medio centímetro. A veces supura un poco de grasa, y no sé si durará mucho tiempo… Es el que peor tuve.

cicatriz forunculo

A esta altura veo cómo la gente se echa vinagre o se frota una patata para aclarar la piel del sobaco, incluso rumorean con la hidradenitis supurativa crónica o de cómo mejorar la piel de las axilas mediante la depilación láser. Lo cierto es que hay mucha gente con cicatrices producidas por forúnculos intentando aún encontrar un remedio particular.

Y yo me pregunto, ¿es algo con solución? Cada uno tenemos un tipo de piel diferente, unos hábitos distintos y una vitalidad extremista en estas situaciones, cosa que también saben los médicos. En medio de la incertidumbre, yo quise paliarlo de la forma más natural posible. Cogí la costumbre de no echarme desodorantes y utilizar Cristalmina o similares tras la ducha, de aplicar factor solar ante exposiciones e incluso de echar una crema hidratante cada noche para aclarar la piel. Si no lo hubiera hecho, estoy segura de que serían poemas ahora. Además, el deporte me está ayudando a “limpiar” la piel.

Sé que desaparecerán y no volverán, tiene pinta. Pero no solo por haberlos curado y darles un tratamiento posterior, sino porque también estoy previniendo a través de nuevos hábitos cotidianos. Al fin y al cabo, una vida más saludable, higiénica y ordenada parece ser el mejor remedio estético, incluso para estos pequeños golondrinos.

Blog de Belleza

Cómo curar los forúnculos

Cura para forúnculos

La belleza también está en saber cuidar las cosas feas.

¡Hola cuerpos serranos! Hoy os cuento que odio los forúnculos pueden llegar a ser tan malvados que mareos y fiebre por la infección, y mi caso ha sido precisamente ese. ¡Pobre yo! No pasé buenos días, tengo que decir. Sin embargo, he conseguido curarlos y hoy os cuento cómo.

Últimamente me he visto afectada por forúnculos en ambas axilas. El cambio de tiempo, la depilación, el estrés e incluso la obesidad y la mala alimentación pueden aumentar el riesgo de que estos molestos abcesos aparezcan cuando un vello se encona. Y vaya si han venido apareciendo… ¡qué mala época! He llegado a tener hasta 3 forúnculos en el mismo sobaquillo… (pobre de él). Al principio creí que se irían en días, pero cada vez dolía más, se infectaba más y llegó un momento en el que no podía bajar el brazo, tenía mareos y hasta algo de temperatura. Fui al médico y después a urgencias -en un intento de que me los extirparan-; tuvieron que pasar 2 semanas hasta que logré controlarlos y curarlos. Después volvió a aparecer otro forúnculo en la otra axila y, sin embargo, en 5 días se fue. ¿Que cómo los lidié? Siguiendo estrictamente estos pasos dos veces al día:

  1. Limpieza
  2. Drenaje (una vez supurado)
  3. Desinfección
  4. Con antibióticos recetados

Cura para forúnculos

Tu pack anti-forúnculo

  • Suero: con él y una gasas podrás limpiar toda la zona; es importante que siempre siempre siempre el forúnculo esté limpio y seco. Yo compro suero en ampollas, que es más cómodo de usar.
  • Betadine, Cristalmina o Clorhexidina: para desinfectar la zona. Si estás en casa el Betadine va bien, pero si después vas a vestirte y no quieres dejar la ropa amarillenta utiliza cualquiera de las otras dos. La clorhexidina me gusta mucho porque no pica y es bastante potente.
  • Gasas y esparadrapo: las gasas son más que indispensables; te servirán, además, para tapar y proteger la zona, lo que hará que la herida no manche e incluso te amortiguará los roces. El forúnculo suele estar caliente por la infección y cualquier roce es un llanto.
  • Algún antibiótico en crema o de vía oral: lo primero es ir al médico y que él te lo recete si lo ve necesario. A mí me recetaron amoxicilina con clavulánico y yo, además, añadía aparte un poco de Furacín en crema sobre la herida antes de taparla.

¿Se debe drenar?

El forúnculo no debe tocarse al principio, ¡es importante! Cuando la infección no está aún en la superficie, el forúnculo está duro, duele mucho y tocarlo podría traer una infección mayor. Una vez que supure por sí solo -le saldrá alguna boca por la que salga la infección-, sí que puedes drenarlo, es más, lo mejor es hacerlo. Solo presiona ligeramente y ve limpiando con una gasa y con suero; tras ello sigue acostumbrándote a desinfectarlo y taparlo.

Prevención

El médico me recomendó utilizar betadine tras cada depilación. Yo he dejado de utilizar incluso desodorantes -no utilices nunca los que son anti-transpirantes o los que contienen aluminio-, aplicando cada día un desfinfectante sin color y en spray tras la ducha, como Crystalmina por ejemplo.

¿Alguna vez habéis tenido un forúnculo? ¿Cómo lo habéis eliminado? Estar sanos y saber cuidar nuestra piel es el paso más importante ante el mundo de la belleza. Eso sí, yo no soy médico. Y lo mejor es siempre una visita a tu centro de salud.

Sígueme por mis super cuentas de Facebook, Instagram y mi canal de Youtube (¡ya somos más de 20,000!). Y sino, también puedes bajarte mi app para Android.

¡Te espero para luchar contra la belleza sin estándares y sin tonterías, cuerpo serrano!