Blog de Belleza

Una crema de noche para treinteañeras

crema de algas azules

Treinteañeras, ¡a cuidarse toca! Esta crema de noche me encanta y ya forma parte de mi rutina diaria.

A partir de la treintena nos preocupan más las arruguitas y por supuesto, la noche es un buen momento para comenzar a atacarlas. Es cuando mejor descansa la piel y más preparada está para “el ataque”. ¿Lo más importante, pues? Sumar a nuestra rutina nocturna una crema de noche que tenga todo lo necesario para combatir los efectos de nuestra edad en la piel.

La piel desde los treinta comienza a regenerar de una forma más lenta y los primeros surcos -esos “signos de expresión”, como le llaman las madres- se hacen cada vez más evidentes. Además, la piel se va apagando perdiendo la luminosidad de los veinte, se vuelve más seca y produce menos de colágeno -alrededor de un 1% menos cada año-, perdiendo elasticidad. Don’t panic! Existe alguna crema de noche que puede salvarnos.

La crema de noche de la gama Ophycée de Galénic es una maravilla para el llamado “ataque”. La conocí gracias a Galénic durante el Cosmetik Trip y desde entonces la utilizo casi todas las noches -nos ha gustado de hecho a todas las chicas que fuimos de viaje y podéis leer aquí lo que nos parece a cada una esta gama-. Su fórmula contiene extracto absoluto de alga azul de agua dulce, que es una planta milenaria en la que los laboratorios Pierre Fabre han estado investigando durante 30 largos años. 

La sensación al extenderla es la de una crema untuosa, muy hidratante y fresca; por cierto, me encanta que el rostro esté hidratado durante toda la noche e irme a la cama sabiendo que el rostro tiene hidratación de sobra. Lo mejor de todo es que cuando me levanto, la piel se ve super bonita por haberla echado la noche anterior, algo más firme y aún hidratada. Incluso, diría, con un color más uniforme.

No la utilizo a diario porque es una crema recomendada a partir de los 35 y aún no quiero acostumbrar diariamente la piel a cosas que no necesita al 100% aunque sí en parte. Lo que hago es utilizarla como “chute” extra un par de veces a la semana y, a pesar de todo, he notado resultados a lo largo de casi dos meses de tratamiento.

Tengo la piel algo más firme y, sobre todo, con un color más uniforme. ¿Algo curioso? Mi papada se ha levantado algo más, por lo que tengo claro su poder reafirmante.

Me tranquiliza mucho saber que Ophycée noche es una crema que se vende en parafarmacias y que es apta para pieles sensibles debido a sus ingredientes tan tolerantes. Su compuesto de algas azules hace que actúe sobre los microvasos cutáneos y que las “líneas de expresión” se vayan rellenando y tensando.

Al fin y al cabo, hace que el rostro esté en activo y no pierda esa juventud que nosotras tenemos por dentro. ¿La habéis probado?

ophycee galenic

 

You Might Also Like

1 Comment

  • Reply
    Stephany
    13/05/2015 at 10:41 pm

    Yo recomendaria Monsia! 🙂

  • Leave a Reply