Blog de Belleza

Una joyita del mediterráneo

lavanda hvar

El aceite esencial de lavanda es uno de los más prácticos del mundo. Toda una joyita del mediterráneo que debería ser ya un must en tu botiquín o tocador.

La lavanda brota a mansalva en nuestros campos y, aunque creas que solo tiene un uso aromático se trata de una planta que, como cosmético, es todo un multiusos. Además, es uno de los pocos aceites esenciales que se pueden utilizar sobre la piel directamente en pequeñas dosis. Desde ayudar a la eliminación de arrugas hasta tratar la dermatitis, es un producto super natural y algo más que maravilloso. Por eso te listo algunos consejos para saber cómo utilizarlo:

  1. La lavanda tiene propiedades regenerativas sobre la piel y por eso es ideal para cicatrizar. Puedes añadir unas gotas a un poco de arcilla, aplicar la pasta sobre la herida y dejar reposar con una gasa.
  2. Como buen regenerador celular, es perfecto como ayuda a la prevención de arrugas. Si añades algunas gotitas de aceite esencial a tu tarro de crema hidratante, la estarás convirtiendo en una fórmula antiarrugas.
  3. Igual esa misma masa -si es con arcilla verde, mucho mejor- te servirá como mascarilla para combatir el acné. Es mucho mejor que utilizar componentes sintéticos, que hacen que se infecten más los granitos.
  4. El aceite esencial de lavanda es un ingrediente muy seguro a la hora de tratar la dermatitis -nunca olvidando consulta previamente a tu dermatólogo. Hazte una prueba en el brazo ante posibles alergias y prueba, en el caso, a utilizarlo como tratamiento calmante.
  5. Usa unas gotas en tu baño de reina mora mensual. Su perfume actúa como tratamiento de aromaterapia y ayuda a reducir el estrés.

Estoy segura de que tiene mil quinientos usos más del aceite de lavanda y puede que sepas tú algún que otro truco más que yo. Yo lo utilizo principalmente para relajarme en durante un buen baño relajante y como medida contra los granitos mensuales -los de esos días tannnn femeninos.

Este tarrito con cuentagotas lo compré este verano en Hvar, una isla de Croacia famosa por la abundancia de lavanda. Lo tengo como oro en paño y estoy más contenta que toa’s las cosas con él. Parece mentira que un botecito tan pequeño me haya abierto tantas posibilidades.

Este aceite esencial lo puedes encontrar en grandes superficies pero también puedes fabricarlo tú misma en casa: basta con meter algunas flores de lavanda en aceite (de oliva, girasol, sésamo…), dejar reposar unos días y colarlo.

¡Vamos a aprovechar nuestro mediterráneo!

aceite esencial de lavanda

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply