Blog de Belleza

Cómo adelgacé 20 kilos

Muchos ya os habéis dado cuenta de mi cambio físico en estos dos últimos años y es que llevo 20 kilos perdidos desde que comencé el blog hasta la fecha de hoy.

La culpable de este cambio: Florencia. Vivir sola, con pocos recursos al principio y sobre todo el moverme mucho sin un medio de transporte me ayudaron a perder unos kilos en los primeros meses (allá por la primavera-verano de 2010), yo que había tenido hasta entonces una vida sedentaria. No hice nada, solo moverme (en los últimos meses usaba una adorable bicicleta vieja), siguiendo una dieta muy básica de pasta, ensaladas, frutas y producto básico mediterráneo. El dinero no daba para caprichos, a veces si quiera para el bus, y me hizo bien estar obligada a caminar o ir en bicicleta si quería moverme. En menos de un año tenía 20 kilos menos, sin habérmelo propuesto.

Al volver a España volví a recuperar unos injustos (y merecidos) 8 kilos por culpa de una operación de sinus pilonidal que me tuvo meses tumbada y sin poder hacer ejercicio.

A finales de agosto de este año me di cuenta de que no quería recuperar ni un solo kilo y me propuse comer de forma más sana y natural, sin dieta estricta y haciendo algo de ejercicio. ¿El resultado? Ya llevo 10 kilos en 2 meses, lo que es genial porque ahora incluso estoy más delgada que cuando vine de Florencia.

Nunca había sido delgada ni lo soy ahora, probablemente no lo sea nunca, pero lo que cada vez tengo más claro es que quiero vivir de forma más sana y natural, y en Italia aprendí mucho. Italia es la segunda nación con más esperanza de vida tras China, ¿y sabéis por qué? Por la educación que reciben en alimentación y por la ingesta de alimentos de forma fresca (yo diría que son los verdaderos mediterráneos). Probad a ofrecer una tortilla de patatas para la cena, y os dirán que aquello es «pesante» (pesado para el estómago). Y llevan mucha razón.

He aprendido que hay cosas que comemos habitualmente y que no nos benefician en absoluto, y no tienen nada que ver con la bollería o chuches varias, sino con la forma de cocinar los alimentos y saber combinarlos en la dieta.

Como de todo, os lo puedo asegurar, y 5 veces al día para que trabaje el metabolismo. Verduras sin apenas aceite o sal, frutas, proteínas no grasas… hay que pensar muy bien antes lo que el cuerpo necesita y lo que va a tragar.

No he parado, continúo hacia delante para seguir perdiendo peso, pero sobre todo para que mi cuerpo madure de una forma saludable. Si no lo hago ahora, no habrá otro momento, ¿no creéis?

Espero que esto sea un mensaje de ánimo para aquellos a los que les cueste perder esos kilos de más y un apoyo a todos por una dieta más saludable que, aunque a veces creamos que la cocina española es lo más, también tiene sus contras.

Os mantendré informados de los cambios. ¡Buen domingo y mucho ánimo!

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply